Depurar el hígado equivale a buena salud, no lo notas pero está ahí

artículos

Depurar el hígado equivale a buena salud

Depurar el hígado es algo que deberíamos hacer con frecuencia pues es la base de una buena salud. ¿Has oído alguna vez “me duele el hígado»? ¿Lo has dicho tú? ¿Lo has pensado? Sería muy raro, pues aunque todos conocemos su existencia, no solemos notarlo ni ocuparnos de su cuidado y atención.
Sin embargo, depurar el hígado resulta fundamental para prevenir un sinfín de complicaciones posteriores.
Pese a que no le prestamos mucha atención, resulta que el hígado es la víscera más voluminosa del organismo. Está situada en la parte superior derecha del abdomen y llega a tener un peso en el adulto viene a ser de 1.400 a 1.500 gramos.
depurar hígado

Funciones del hígado

La Asociación Española para el Estudio del Hígado señala que realiza más de 500 funciones diferentes
Cualquier problema a nivel hepático influye en el conjunto del organismo de manera que nuestra salud y vitalidad dependen de su adecuada actividad.
Se encarga de la desintoxicación del organismo (neutraliza y elimina sustancias tóxicas como alcohol, medicamentos, pesticidas, etc. y los tóxicos que nuestras células producen diariamente).
También se encarga de la transformación de unos compuestos en otros (grasas, azúcares, amoníaco, etc.), de la síntesis de proteínas plasmáticas y colesterol y del almacenamiento de azúcar en forma de glucógeno.
Debemos tener más presente al hígado en nuestros cuidados
El hígado es pues una esponja que depura todo aquello, más o menos tóxico, que ingerimos. Lo maltratamos con nuestro estilo de vida (contaminantes, medicamentos, alcohol, etc.) que introducimos en nuestro organismo.
Cuando el hígado funciona mal, todo nuestro organismo se resiente. Es por ello que resulta tan importante hacer de vez en cuando un tratamiento que depure al hígado, para que vuelva a estar a pleno rendimiento.

La necesaria desintoxicación o depuración del hígado

Se produce en dos fases: en la primera, se indica consumir vitaminas, minerales específicos y antioxidantes (frutas y verduras) para eliminar partículas añinas para las células.
En la segunda fase, recurrir a alimentos ricos en azufre (brócoli, repollo o coles de Bruselas) para que las sustancias perjudiciales salgan al exterior por la orina o las heces.

Recomendaciones generales:

  • Beber líquidos abundantes, especialmente agua, también zumos naturales de frutas y caldos vegetales.
  • Ingerir frutas y hortalizas frescas a diario.
  • Comer carnes magras, huevos (sin exceso), pescado, pan integral, legumbres y lácteos (sin excesos).
  • Repartir la ingesta a lo largo del día sin saltarse ninguna comida. Desayuno completo: pan, lácteos y fruta; media mañana ligera (frutas), comidas y cenas bajas en grasas y ricas en alimentos de origen vegetal con porciones pequeñas de carne, huevo o pescado.
  • Cocinar usando técnicas que no aporten grasa (cocción, papillote, vapor, etc.)
  • Evitar las dietas milagro.
  • No tomar productos milagro para recuperar tu línea.
  • Aumentar el ejercicio físico.

Alimentos muy especiales que nos ayudarán a mejorar nuestro hígado

Algunos alimentos se consideran diuréticos, desengrasantes, desintoxicantes, etc. y pueden ser incluidos para mitigar los problemas asociados al exceso y por consiguiente, ayudarnos a depurar el hígado.
  • Ajo, de la familia Allium (a la que pertenecen también puerros y cebollas). En su composición destacan alicina y selenio para reducir los radicales libres.
  • Alcachofas, con fibra, cinarina (estimulante de la vesícula biliar y protectora del hígado) y otras sustancias diuréticas y digestivas que resultan depurativas para el hígado porque favorecen la función hepática y la eliminación de toxinas a través de bilis y orina.
  • Berenjenas, que activan suavemente la vesícula biliar.
alimentos para depurar
  • Manzanas, con fibra y compuestos descongestivos.
  • Papaya, con papaína.
  • Piña, con bromelina (que participa en el metabolismo de las proteínas) y mejora la digestión tras una comida excesiva.
  • Rábanos, descongestionan y desintoxican por favorecer el vaciado de la bilis.
  • Remolacha, con un gran potencial a nivel de eliminación de toxinas y reducción de la retención de líquidos. Aumenta el flujo de bilis y ayuda a eliminar toxinas.
tomar frutas y verduras para depurar el hígado
  • Té verde, rico en catequinas (antioxidantes muy potentes) que protegen al hígado de la agresión de sustancias nocivas. Protege las células hepáticas y estimula el sistema inmunológico, si se consume de manera correcta.
  • Tomate, rico en licopeno (carotenoide antioxidante que neutraliza los radicales libres).
  • Uvas, con resveratrol, antioxidante con efectos a nivel cardiovascular y hepático.
  • Verduras de hoja verde (espinacas, acelgas, escarola, etc.), contienen antioxidantes (flavonoides y carotenoides) con efecto protector.
tomar te verde e infusiones
Así que, pese a que no “sintamos directamente el dolor del hígado”, es más que importante que lo tengamos en cuenta a la hora de cuidarnos y no olvidarnos en protegerlo y depurarlo de cuando en cuando.
Un hígado depurado nos ayudará mejor a extraer las toxinas a las que estamos expuestos a diario.

Carmen Reija
Farmacéutica,
Óptica y Tecnóloga de alimentos.
misconsejosparatusalud.blogspot.com

Si te ha gustado este artículo, ¡¡Compártelo!!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

sanamente-horizontal-300x119

+34 671 070 101

contacto@sanamente.net

suscríbete a nuestro boletín

Subcríbete a nuestro boletín mensual