El té verde y sus múltiples propiedades beneficiosas

artículos

El té verde y sus múltiples propiedades beneficiosas

hojas té verde
El té verde es una bebida tradicional en China, que se populariza en Occidente cuando el deseo de mantener un peso adecuado y un cuerpo perfecto, lo convierte en un complemento indispensable de muchas dietas de adelgazamiento.
El nombre científico del árbol es científico es «Camellia sinensis» y existen numerosas variedades que se cultivan en diversas zonas del planeta, aunque es originario de la India y China.
La bebida de té verde se obtiene a partir de la hoja sin procesar, lo que mantiene intacta su composición química.
Al contrario que el té negro,  que pese a tener el mismo origen, se obtiene tras la fermentación de la hoja del árbol del té, lo que modifica sus propiedades en mayor o menor medida.

Las propiedades más importantes del té verde

El té verde presenta varios componentes químicos activos, entre los que podríamos destacar: alcaloides, como la cafeína y la teofilina; polifenoles (flavonoides, catecoles y taninos, vitaminas (del grupo B, provitamina A, vitaminas C y E); y minerales como el flúor, calcio, potasio y magnesio.
Esta gran variedad de activos químicos que aparecen en el té verde, hace que nos ofrezca una gran variedad de propiedades:
  1. Estimulante, por la cafeína y teofilina, para tratar la fatiga mental y física.
  2. Antioxidante, por los catecoles, que eliminan los radicales libres, retrasando el envejecimiento.
  3. Diurético, por los polifenoles, que favorecen la eliminación de toxinas.
  4. Lipolítico para el control del sobrepeso, pues reduce la cantidad de “grasa” almacenable.
  5. Hipolipemiante.
  6. Trombolítico, evitaría la formación de coágulos.
  7. Hipoglucemiante, reduce los niveles de glucosa.
  8. Antidiarreico, por los taninos astringentes.
propiedades té
De manera general, se recomienda como adelgazante, antioxidante, protector contra los radicales libres que atacan las células, reductor de grasas y activador del aparato circulatorio.

¿Por qué estamos siempre a dieta?

¡Siempre a dieta…! Y es que la llegada del verano, la perspectiva del sol y de la playa nos hacen ser más exigentes con nuestro cuerpo y nuestras medidas. Esta sensación se incrementa en quienes viven siempre pendientes de su dieta.

Leer Más >>
Aunque solemos ingerirlo, sobre todo como bebida infusionada, también se puede encontrar en geles, lociones o jabones.

Consejos para preparar correctamente la infusión

Aquí te dejamos algunos consejos para que cuando bebas tu taza de té verde tenga potenciadas al máximo las propiedades que esta planta nos aporta.
  • Las catequinas son solubles en agua y su extracción depende del tiempo de contacto del agua con las hojas (o la bolsita), por lo que debemos tener mucho cuidado al elaborar la infusión. Se recomienda una infusión larga, de cinco o diez minutos, aunque se consiga un té menos aromático.
  • El agua es determinante para el aroma y sabor del té. Lo mejor es elegirla mineral y blanda. Si optas por agua clorada se debe hervir unos minutos para eliminar el cloro antes de elaborar la infusión.
  • Si la preparas con agua hirviendo, la infusión de té verde saldrá demasiado amarga, por lo que debes verter el agua en la tetera sobre las hojas de té o la bolsita justo antes de empezar a hervir. O en caso de que haya llegado al punto de ebullición, dejar que se enfríe un poco antes de añadirla.
  • Si consideras que el té verde tiene mal sabor, puedes mezclarlo con limón, menta, etc.

Un truco sencillo para reutilizar tus bolsitas de té verde

reutilizar bolsitas té
Para reducir las bolsas de los ojos, las ojeras y la sensación de ojos cansados se consideran idóneas las compresas de té verde o las bolsitas utilizadas para hacer la infusión.
Se colocan directamente sobre los ojos una vez han alcanzado la temperatura ambiente, durante un máximo de 10 minutos de aplicación.
Es un uso muy práctico para alargar la vida de tu infusión de té verde y aprovechar aún más su propiedades.

Algunas precauciones a tener en cuenta

Está claro que tomar una taza de té verde no va a provocar un problema inmediato pues no se reconoce toxicidad directa. Ahora bien, debido a que su uso se ha multiplicado exponencialmente, han aparecido ciertos efectos secundarios que deben ser tenidos en cuenta:
  • Renales: su capacidad diurética debe ser controlada, pues puede provocar pérdida de iones.
  • Metabólicos: reduce la absorción orgánica de vitamina B1 y de hierro.
  • Gastrointestinales: vómitos y náuseas, si se toma en ayunas.
  • Neurológicos/psicológicos: insomnio, nerviosismo, etc.
Es por ello que no se recomienda la ingesta en personas que pudieran padecer trastornos cardíacos, arritmias, insuficiencias coronarias o para afectados de úlcera gastroduodenal. Además, puede provocar toxicidad en el hígado y agravar, incluso, la epilepsia. Tampoco se le puede dar a los niños o consumirla durante el embarazo.
Deben tomarse precauciones si se administra a:
Hipertensos (por su acción sobre el corazón), a pacientes tratados con digitálicos (por su efecto diurético) o con IMAO y a personas con problemas para conciliar el sueño (por su actividad estimulante que les impediría dormir).
Debemos tener en cuenta que el té verde, como otras plantas con propiedades activas, debe ser tomada con cierta responsabilidad y que su uso cotidiano no os haga creer que es inocua para nuestro organismo.
te verde propiedades
Un uso consciente del té verde, sea como bebida o como cualquier otra forma de aplicación, nos hará disfrutar plenamente de la gran cantidad de propiedades beneficiosas que tiene.

Carmen ReijaCarmen Reija colaboradora de Sanamente.net
Farmacéutica,
Óptica y Tecnóloga de alimentos.
misconsejosparatusalud.blogspot.com

Si te ha gustado este artículo, ¡¡Compártelo!!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

sanamente-horizontal-300x119

+34 671 070 101

contacto@sanamente.net

suscríbete a nuestro boletín

Subcríbete a nuestro boletín mensual