artículos

Ser profesor de yoga requiere una buena formación

La coherencia como valor para ser profesor de yoga y una buena formación son la clave. Pero hay muchas dudas que me gustaría despejarte.
ser profesor de yoga, formación, un artículo de sanamente.net
Las personas que empiezan una formación para ser profesores de yoga no tienen claro si quieren dedicarse profesionalmente a este ámbito, o simplemente aprender y dar algunas clases a familiares y amigos.

Durante la formación como profesor de yoga

A medida que van pasando los meses y van experimentando los enormes beneficios del yoga en su propio cuerpo, observando cómo su vida se transforma y mejora, la mayoría siente la llamada de compartir la práctica con más gente.

Con esta llamada aparecen las primeras dudas e inseguridades.

  • ¿Podré transmitir todo lo que he aprendido?
  • ¿Qué pasa si me bloqueo en medio de la clase o algún alumno sabe más que yo?
  • ¿Podré vivir de ello?
  • ¿Sabré manejarme en internet para darme a conocer y llegar a más gente?
un buen profesor de yoga

Reflexiones

Para hacer frente a estas cuestiones, me gustaría invitarte a reflexionar sobre qué características tienen en común los buenos profesores de yoga.

¿Un buen profesor hace asanas muy avanzadas e innumerables sesiones fotográficas al mes?

¿Necesariamente tiene reconocido prestigio y listas de espera para sus clases?

Sin duda, algunos de estos aspectos pueden estar presentes, pero no son los que van a convertirnos en buenos transmisores de la enseñanza.

Entonces ¿Cuál es el ingrediente mágico?

Si tuviera que elegir un primer elemento quizás sería: La coherencia.

El yoga no es algo puramente teórico, que podamos explicar desde fuera como otro sistema filosófico, el yoga es una ciencia con un método que debe practicarse incansablemente una y otra vez.
Prueba a estar una o dos semanas sin practicar y pronto verás cómo el cuerpo se resiente, la mente y las emociones empiezan a hacer de las suyas…

Puede que tu vida vuelva a coger la dinámica que te hizo sufrir y te trajo hasta aquí.

Así que para ser buenos profesores es importante tener una sadhana diaria que nos equilibre y nos aporte un conocimiento interno, profundo, de lo que es el yoga.
es importante tener una sadhana diaria

Superando las inseguridades de ser profesor de yoga

Muchas personas se sienten inseguras porque no saben comunicar, cuando el problema no es ése. Lo que les falta, en gran medida, es haber cultivado este conocimiento interno, esta experiencia, que hace que las ideas que transmitimos suenen certeras e impacten.

Si observamos los avances y retrocesos que tenemos en la esterilla, explorando dónde necesitamos utilizar apoyos, dónde están nuestros límites y fortalezas, cómo reaccionan nuestros aductores en Kurmasana, cómo se vive el proceso hasta dominar Chakrásana, cómo se dispersa la atención en las meditaciones, cómo desaparece la ansiedad después de un buen pranayama, etc., también podremos ayudar después al alumnado.
Siempre es mejor haber atravesado ciertas dificultades para guiar a los demás con empatía y conocimiento de causa.

No obstante, tendremos que aprender cuestiones técnicas y pedagógicas esenciales. Aquí os dejamos sólo algunas de ellas.
Programación de clases
Puede parecer evidente pero en ocasiones se olvida planificar bien el curso y nuestras clases.

Escribir sobre el papel qué objetivos queremos conseguir, saber en qué dirección queremos que evolucionen nuestros grupos, qué herramientas les vamos a mostrar y con qué progresión, es fundamental si queremos tomarnos en serio la docencia del yoga.
Enseñar con respeto
Buscaremos tratar a cada una de las personas que asisten a nuestras clases de manera individualizada.

La idea no es que todos alcancen el mismo nivel, sino que cada cual vaya mejorando dentro de sus posibilidades y circunstancias, sin forzar, pero sin caer en la indulgencia tampoco.
Dar los tiempos y ofrecer instrucciones precisas

Cuando damos una instrucción, el alumno necesita un tiempo para integrar lo escuchado.

Dar demasiada información y detalles sobre cada postura, ejercicio de respiración o meditación, es contraproducente.

Quizás pensamos que, si dejamos huecos o silencios, nuestros alumnos se van a aburrir, pero ocurre justo lo contrario, ellos lo agradecen y confirman que les ayuda más a vivir la experiencia. Al final, en esto se aplica mucho la máxima de que menos es mas.

Si quieres ser profesor de yoga nos encantará tenerte en nuestra Formación de Yoga Integral para el curso 2022-23.  Estamos a tu disposición para cualquier duda.


Mahashakti Escuela de yoga integral
www.escuelamahashakti.com

¿Qué profesionales ofrecen formación de yoga?

Artículos relacionados
Si te ha gustado este artículo, ¡¡Compártelo!!

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Summary
Ser profesor de yoga requiere una buena formación
Article Name
Ser profesor de yoga requiere una buena formación
Description
La coherencia como valor para ser profesor de yoga y una buena formación son la clave. Pero hay muchas dudas que me gustaría despejarte.
Author
Publisher Name
sanamente.net
Publisher Logo
Icono scroll arriba

Subcríbete a nuestro boletín mensual