artículos

Cuidado con las dietas milagro

Todos los meses aparecen nuevas «dietas milagro» maravillosas que prometen que vas a perder mucho peso sin esfuerzo… cuidado porque eso es imposible.
cuidado dietas milagro portada
Son dietas sin aval científico y que promulgan una restricción de las calorías ingeridas, un déficit de minerales y vitaminas, alteraciones metabólicas y una exclusividad alimenticia que las hace insostenibles en el tiempo y peligrosas para la salud.

¡Pero quiero perder peso!

El objetivo de perder peso puede convertirse en un buen aliciente para aprender a comer adecuadamente y reducir (o eliminar) de la dieta ciertos componentes innecesarios y, en muchos casos, perjudiciales para la salud.

Pero no debe hacerse de cualquier manera, siguiendo opiniones de buenos amigos o buscando un método mágico que no cueste esfuerzo y “garantice” el objetivo deseado.

¿Todo vale?

No todas las dietas son adecuadas para perder peso ni están basadas en criterios médicos ni científicos. Corren de boca en boca como si fueran verdades absolutas y no lo son.

Los especialistas coinciden en que una dieta eficaz y sin riesgos para la salud debe cumplir varios requisitos.

¿Cómo reconozco que es una dieta milagro?

Podrás reconocer una dieta “milagro” porque promete perder peso muy rápido, sin esfuerzo, de manera segura y sin riesgo para la salud, haciendo recomendaciones dietéticas sin fundamento científico y, lo que es peor, con efectos secundarios perjudiciales: déficit de vitaminas y minerales, alteraciones metabólicas, efectos psicológicos negativos, y, en casos extremos, anorexia o bulimia.

Además, al dejarlas se produce un efecto rebote, adquiriéndose incluso más quilos de los perdidos.

¿Cuáles son?

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria alerta de los peligros de utilizar estas dietas y las “clasifica” en tres grupos:

Hipocalóricas desequilibradas,
En las que se reduce la cantidad de calorías ingeridas a costa de un desequilibrio nutricional. Suelen recomendar el consumo de uno o varios alimentos descartando otros imprescindibles y promueven, por ejemplo, alimentarse con un único tipo de fruta durante días (normalmente, manzana o pomelo).
Excluyentes,

En las que se eliminan absolutamente ciertos nutrientes (lípidos, proteínas y/o hidratos de carbono) porque engordan. Aquí se encuadran las que proponen el consumo abusivo de proteínas, una baja ingesta de hidratos de carbono y eliminan pan, harina, leche y legumbres.

Son muy peligrosas para la salud si se mantienen en el tiempo.

Dietas milagrosas el peligro de las excluyentes
Disociativas,
En las que se separan los alimentos en función de su presunta inadecuada combinación para la digestión en el estómago. Eliminan: la leche, la fruta, muchas verduras, el pan y otros alimento imprescindibles. La más famosa incide en no consumir conjuntamente proteínas e hidratos de carbono.

Problemas asociados a las dietas milagro

  • Provocan un aporte desequilibrado e insuficiente de nutrientes.
  • Con el ayuno excesivo, el organismo degrada proteínas para compensar, se produce pérdida de masa muscular y resulta peligrosa para el organismo, si se mantiene la situación en el tiempo.
  • Es un error asociar la pérdida de masa muscular a la reducción de peso. Lo que sucede es que al iniciar la dieta, se pierde mucha agua contenida en los músculos, y eso nos hace creer que adelgazamos sin ser cierto.
  • Necesitamos hidratos de carbono a diario ya que, en otro caso, el organismo destruye masa muscular para formar glucosa y nutrir nuestras células.
necesitamos hidratos de carbono
  • Un exceso de grasa puede incrementar los cuerpos cetónicos en sangre lo que provoca deshidratación y otros problemas que, en casos extremos, han llevado a la muerte súbita por arritmia si se tiene algún factor de riesgo cardiovascular.
  • Se pueden incrementar los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre con el consiguiente riesgo cardiovascular.
  • Al dejar la dieta, se produce el efecto rebote porque, tras el ayuno, el organismo pone en marcha mecanismos nerviosos y hormonales que se oponen a esa pérdida (aumenta el apetito e incrementa el ahorro energético, por ejemplo). Se produce una rápida recuperación de peso en cuanto empezamos a comer, acumulando tejido graso, que es el que deberíamos reducir para evitar problemas de salud.

Algunas dietas milagro muy conocidas

Las que se realizan de manera más habitual debido a que se comentan entre quienes las han seguido o tienen mucha publicidad en los medios, serían:

  • la dieta de la alcachofa,
  • la dieta del bocadillo,
  • la dieta del yogur,
  • la dieta de los 150 gramos o
  • la dieta de la manzana.


Carmen Reija
Farmacéutica,
Óptica y Tecnóloga de alimentos.
consejosdesaludintegral.com

Si te ha gustado este artículo, ¡¡Compártelo!!

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete a nuestro boletín

Summary
Cuidado con las dietas milagro, te contamos los motivos
Article Name
Cuidado con las dietas milagro, te contamos los motivos
Description
Todos los meses aparecen nuevas «dietas milagro» maravillosas que prometen que vas a perder mucho peso sin esfuerzo… cuidado, es imposible.
Author
Publisher Name
Sanamente.net
Publisher Logo
Icono scroll arriba

Subcríbete a nuestro boletín mensual