8 Ideas para ahorrar en la cocina, bueno para tu salud y para tu bolsillo

artículos

8 Ideas para ahorrar en la cocina

Ideas para ahorrar en la cocina
Estas ideas para ahorrar en la cocina son pequeños detalles, que realizados todos los días, te permitirán ahorrar mucho más de lo que te imaginas.
Es posible si te detienes a pensar antes de hacer la compra. Te animamos a que lo compruebes.

Si comemos de una manera más racional que nos ayudará a cuidar nuestra salud y a no gastar más de lo debido, ya estaremos cumpliendo el objetivo.

Sencillos consejos para ahorrar dinero y esfuerzo personal

Gestionar lo que compras y organizar tus menús es bueno para tu salud y para tu economía.
Antes de ir al mercado, mira lo que tienes en tu despensa y evita acumular alimentos que no necesitas. Elige productos de temporada y proximidad, pues resultan más económicos y combínalos con los que ya tienes almacenado (así los aprovechas antes de que se estropeen).
Calcula la cantidad de comida que debes preparar en función del número de comensales y evita que sobre demasiada.

No acumules comida elaborada en la nevera o en el congelador. No es recomendable repetir continuamente lo mismo y su conservación adecuada no está garantizada cuando tú la manipulas.

Ideas imprescindibles para hacer bien la compra

Para lograr tu objetivo es fundamental hacer una compra correcta porque vas a utilizarlo para elaborar tus menús diarios.
  1. Elige el punto de venta más indicado para ti, el que cumpla todas tus expectativas. Resulta imprescindible que te sientas cómoda en el lugar seleccionado. Si te gustan los pequeños comercios o los mercados al aire libre no disfrutarás de locales grandes y concurridos.
  2. Revisa el espacio que tienes en despensa y nevera. Así no se te acumulan los productos y evitas caducidades inesperadas que te obligarán a tirarlos. Supone un importante ahorro consumir todo lo que adquieres.
  3. Prepara la lista de la compra por grupos de alimentos. No perderás el tiempo en el mercado dando vueltas y “picando” con productos innecesarios.
  1. Coge los refrigerados y congelados al final de la compra para no romper la cadena de frío. Lleva una bolsa isotérmica y reutilízala. Si llegan estropeados a tu casa, tendrás que tirarlos y perderás el dinero invertido en ellos.
  2. Evita ir a la compra con hambre. Lo único que conseguirías sería comprar más de lo que necesitas y llenar la cesta con alimentos innecesarios que incrementaran el gasto.
  3. No caigas en la tentación de las ofertas. Pueden no ser lo que necesitas. Piénsalo antes de comprar porque, aunque sea barato, si tienes que tirarlo te saldrá muy caro.
  4. Comprar carnes o pescados enteros te ayudará a ahorrar porque el precio por quilo es menor. Que el experto te los prepare como más te convenga adaptados a las recetas que vas a preparar.
  5. Estudia las etiquetas para ver la fecha de caducidad, los componentes, etc. No compres nada que no vayas a poder comer por su composición química o porque se estropeen antes de que puedas consumirlos.

Selecciona los productos que vas a comprar

Resulta fundamental seleccionar adecuadamente los productos que vas a adquirir. Elegir los de temporada es la mejor idea. Te indicamos algunos de los que más te interesan en función de la estación del año porque la actual globalización los acumula todos en el mismo momento y espacio.
Otoño
Frutas: manzana, granada, pera, ciruela, membrillo. Verduras: acelga, calabaza, tomate, col, nabo, espinaca. Pescado: besugo, dorada, lubina, mero. Marisco: berberechos, camarones, cigala, mejillones.
Invierno
Frutas: mandarina, naranja, limón. Verduras: acelga, calabaza, espinaca, champiñón, zanahoria. Pescado: bacalao, besugo, caballa, lubina, salmón, trucha. Marisco: berberechos, camarones, mejillones.
Primavera
Frutas: cerezas, fresa, albaricoque, melocotón, nísperos. Verduras: acelga, tomate, lechuga, espárrago, alcachofa, habas. Pescado: atún, bacalao, boquerón, merluza, sardina. Marisco: camarones, sepia, mejillón, langostino.
Verano
Frutas: pera, ciruela, manzana, melón, sandía, melocotón. Verduras: berenjena, pepino, judía, calabacín, tomate, pimiento. Pescados: bonito, palometa, salmón, trucha. Marisco: almejas, buey, gamba, calamar, mejillón, langostino.
Comprar productos de proximidad es una de las ideas para ahorrar en la cocina
Obviamente, es posible comprar un producto de invierno en primavera, por ejemplo, pero si tu objetivo es ahorrar en la cocina, lo mejor es que focalices tu atención en los de temporada.
Combínalos para elaborar recetas novedosas que no resulten aburridas. Te proponemos para esta época invernal:
  • Revuelto de espinacas con atún, albahaca y orégano.
  • Besugo al horno con champiñones.
  • Crema de zanahoria y calabaza.
  • Mejillones en escabeche.
  • Zumo de naranja y zanahoria.


Carmen Reija
Farmacéutica,
Óptica y Tecnóloga de alimentos.
consejosdesaludintegral.com

Si te ha gustado este artículo, ¡¡Compártelo!!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp
Logo móvil Sanamente.net

+34 671 070 101

contacto@sanamente.net

suscríbete a nuestro boletín

Summary
Icono scroll arriba

Subcríbete a nuestro boletín mensual