Los trastornos del sueño en los niños, trae a los padres de cabeza

artículos

Cómo abordar los trastornos del sueño
en los niños

Los trastornos del sueño en los niños son un tema que suele preocupar a los padres, porque descansar es fundamental y favorece el crecimiento y desarrollo saludable de sus hijos. 
No saber si el niño va a dormir bien o se va a producir algún problema genera mucha tensión a los progenitores, que deben actuar con tranquilidad para minimizarlo.
trastornos sueño en niños

Necesidades del sueño en los niños

Los especialistas señalan que las necesidades de sueño varían, desde las 16 horas diarias de los recién nacidos hasta la 7 u 8 horas de los adolescentes. Además, indican que el sueño resulta imprescindible para el buen estado físico y mental de las personas.
Hasta los 5 años un sueño reparador y bueno es fundamental para el desarrollo cognitivo, la memoria y el comportamiento.
Los datos estadísticos que se manejan señalan que, en España, los niños se acuestan una hora más tarde que en el resto de Europa y se levantan treinta minutos antes. Con lo que los niños suelen perder de media una hora y media de sueño.

Rutinas correctas para conseguir un sueño saludable

Para ir corrigiendo esta tendencia de pérdida de sueño es necesario cumplir un horario adecuado. Debemos adoptar una rutina diaria, que los niños reconozcan y a la que puedan adaptarse y así ir ajustando el ciclo del sueño, para conseguir un descanso más saludable.
leer libro antes de acostar a los niños
Con tal de conseguirlo, recomendamos lo siguiente:
  • Un baño relajante.
  • Ponerse el pijama.
  • Una cena adaptada a su edad y necesidades nutricionales.
  • Cepillarse los dientes.
  • Acostarle en la cama
  • Leer un cuento.
  • Despedirse y marcharse de la habitación.
Además de estas rutinas, deberíamos acompañarlas de unos hábitos saludables, que nos ayuden a conciliar un sueño más apto para los niños, dependiendo de su edad.
  • Establecer una hora fija para irse a la cama todas las noches y que lo perciban como una experiencia positiva y relajante, sin televisión ni pantallas con juegos. Mirar la televisión antes de irse a la cama puede interferir con la capacidad para dormirse o mantenerse dormido. Realizar actividades relajantes les ayudará a conciliar el sueño.
  • Mantener un ambiente adecuado (luz, ausencia de ruido y temperatura constante) para evitar que se sienta perturbado por oscilaciones incómodas que le alteren.

Los trastornos del sueño más habituales en la infancia

Es bastante habitual que durante la niñez se tenga algún tipo de trastorno asociado al sueño. Son frecuentes a cualquier edad y perturban a todos los habitantes de la casa. No deberíamos aumentar la excitación de los niños cuando se produce un episodio de este tipo, pero resulta muy difícil mantener la calma.
Constituyen un problema de salud que ha adquirido una enorme trascendencia.
Aproximadamente el 30% de la población infantil sufre alteraciones crónicas del sueño.
En muchos casos, no han sido ni diagnosticadas ni tratadas adecuadamente. Normalmente, tienen una sencilla solución o se resuelven por sí mismos con el paso de los años.

Las pesadillas

Las pesadillas son uno de los trastornos del sueño en niños más comunes.
Ocurren durante períodos de transición, estrés o cambios de rutina del niño.
  • Problemas en el colegio.
  • La separación de los padres.
  • O la muerte de alguien cercano podrían desencadenarlas.
pesadilla trastorno sueño
Se producen tarde durante la noche y se pueden recordar al día siguiente. Suelen desaparecer espontáneamente y para reducirlas se recomienda animar al niño a hablar sobre lo sucedido durante la pesadilla, presentar imágenes agradables antes de dormir, y evitar la televisión antes de acostarse.

Los terrores nocturnos y el sonambulismo

Otro tipo de trastorno del sueño son los terrores nocturnos y el sonambulismo. Aparecen con mayor frecuencia en niños con edades comprendidas entre los cuatro y los ocho años. Generalmente se dan temprano en la noche y el niño no recuerda lo ocurrido al día siguiente.
No está clara su causa, pero podrían relacionarse con experiencias emocionales negativas vividas por el niño y liberadas durante el sueño. Tratar de despertarle y consolarle no resulta efectivo y puede prolongar el evento e incluso aumentar su frecuencia e intensidad.
Es importante eliminar objetos peligrosos de la habitación para evitar que el niño se haga daño al caminar dormido o bloquear las escaleras para impedir que se caiga.

Tratamiento de los trastornos del sueño en la niñez

Si se trata de algo recurrente es bueno acudir a un terapeuta infantil
A no ser que nos encontremos con episodios más graves o con una continuación muy dilatada de los trastornos generales del sueño, no suele ser necesario administrar una terapia específica. Se puede utilizar melatonina como inductora y reguladora del sueño, pero no puede ser administrada sin control.
En ciertos momentos puede resultar recomendable acudir a la consulta de un psicólogo o un terapeuta infantil, para encontrar la causa última del problema y modificar la situación con la terapia adecuada. De esta manera poder regular ansiedades que puedan estar vinculadas con los problemas del sueño que pueda tener un niño en alguna época más traumática.

 

Carmen ReijaCarmen Reija colaboradora de Sanamente.net
Farmacéutica,
Óptica y Tecnóloga de alimentos.
misconsejosparatusalud.blogspot.com

Si te ha gustado este artículo, ¡¡Compártelo!!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

sanamente-horizontal-300x119

+34 671 070 101

contacto@sanamente.net

suscríbete a nuestro boletín

Subcríbete a nuestro boletín mensual