artículos

Cómo transitar el camino del duelo

El dolor y la confusión emocional que acompaña a la pérdida de alguien muy significativo, hace que la experiencia de transitar el camino del duelo sea una de las más difíciles e importantes de nuestra  existencia, sobre todo en estos momentos en el que el COVID-19 está siendo tan duro.

¿Cómo transitar el camino del duelo?

Aprender cómo hacer frente a una pérdida importante, y los sentimientos que ésta genera, puede ser fundamental para continuar con nuestra vida de manera plena.

El dolor

Por momentos, el dolor puede volverse insoportable e intentamos, como estrategia de supervivencia,  evitar determinadas situaciones. Hay momentos en el duelo en que no podemos contactar con esos sentimientos. Nuestro Ser necesita un tiempo e irse preparando para sentir el dolor, dando espacio a esos sentimientos y emociones.

Si tratamos de evitarlos, disminuimos nuestra capacidad de transitar el duelo y poder experimentar nuevamente bienestar y alegría de vivir.

Recorrer el camino del dolor es una oportunidad para valorar nuestra propia vida y  nuestras relaciones

Recorrer el camino del dolor es una oportunidad para valorar nuestra propia vida y  nuestras relaciones. Aún así, sabemos que esta tarea no es fácil.

Permitirse sentir los sentimientos dolorosos o amenazantes es sumamente complejo, y más en esta situación en la que no se ha podido acompañar a nuestros enfermos en su último momento. 

El proceso del duelo

Es aprender a construir una relación nueva con el ser querido desde su ausencia física y constituye un camino de re-significación de nuestra vida.

Ocuparnos activamente de nuestro proceso, dar espacio conscientemente a nuestras emociones, expresar lo que sentimos, ir pasando las etapas del duelo y cumplir con las tareas que van surgiendo en el camino y nos va transformando, haciendo crecer el corazón, ampliando nuestra mirada y disminuyendo progresivamente el dolor para un día volver a sonreír y encontrar sentido a nuestra vida, sin la presencia de nuestro ser estimado. 

Las dificultades surgen cuando no permitimos que algún aspecto de los mencionados se dé, y nos quedamos atascados en el proceso.

Cada proceso de duelo es único y personalCada proceso de duelo es único y personal, porque cada uno de nosotros somos diferentes, y porque las diferentes pérdidas de nuestra vida nos sorprenden en edades y circunstancias diferentes. No hay una forma buena o mala de pasar por este proceso, ni un orden o un calendario mejor que otro.

Como hemos dicho, el mayor problema que las personas experimentan durante el proceso de duelo es sentirse «atrapado» en un determinado momento.

Esto suele ocurrir cuando nuestro sistema de creencias nos dice que una «buena» persona no tendría los sentimientos o pensamientos que estamos teniendo, o no haría tal cosa.

«No es justo», nos decimos a nosotros mismos y esa frase parece una invitación para no sentir nada o retirarse de la emoción, con la fantasía de que algo terrible sucederá si me permito sentir lo que siento: ya sea estar enojado con alguien que murió o se enfermó, sentirse culpable por algo sobre lo que no tenemos control, o permitirnos asimilar nuestra nueva realidad a nuestro propio ritmo.

Al luchar con estos sentimientos los hacemos más fuertes, nos sentimos peor y disminuye nuestra capacidad  para permitirnos  el proceso natural de la integración de la pérdida en nuestras vidas.

Algunas recomendaciones para transitar el camino del duelo:

Te ofrecemos algunas recomendaciones para fortalecerte en el camino de transitar la pérdida, más aún en estos duros momentos que le ha tocado vivir a nuestro planeta:

  • No hay buenos o malos  sentimientos o formas de hacerRecuerda: No hay buenos o malos  sentimientos o formas de hacer. Todo lo que sientes es exactamente lo que necesitas para transitar el momento.
  • Si tus emociones te resultan  demasiado abrumadoras  para que puedas funcionar como esperas, tratar de encontrar algunos momentos del día para permitirte estar con el sentimiento que aflora. Cuando ya sabes la emoción que te está esperando, un espacio programado puede ser un alivio, donde la intensidad de la emoción muy probablemente sea menor a la que te imaginabas cuando intentabas evitarla.
  • Permítete expresar tus emociones físicamente. Llora o grita si es necesario. Busca algún objeto donde descargar o algo que puedas romper.  Busca un lugar apartado en casa si necesitas alejarte de las personas con las que convives. Las emociones están diseñadas para movernos a hacer algo, si suprimes la parte de «hacer algo”,  no se está expresando plenamente el sentimiento. Sólo asegúrate de que no hay nadie alrededor que pueda quedar afectado por tu reacción.
  • No trates de auto-convencerte o razonar sobre la validez o no de una determinada emoción. En vez de eso, intenta tener una “conversación” como si estuvieras hablando con alguien a quien le preguntas, quien es, cómo es que ha venido y qué mensaje trae para ti. Puedes llevar un diario personal en el que tengas estas conversaciones con tus emociones, conversaciones que tal vez en este momento no compartirías con nadie.

    Reconocer que los momentos de dolor no son los más adecuados para jugar a superhéroes

  • Si es posible, encontrar a otros que han pasado (o están pasando) por pérdidas similares y compartir, te ayudará a sentirse menos solo y confundido sobre las vivencias actuales. De momento la Asociación contra el Cáncer pone a tu disposición sus servicios de atención psicológica para atendenter AQUÍ Tienes el enlace: www.aecc.es/es/atencion-duelo
  • Reconocer que los momentos de dolor no son los más adecuados para jugar a superhéroes. Es natural, no poder funcionar de la mejor manera posible, por lo que es un buen momento para aceptar toda la ayuda que pueda surgir.  A veces dejarse ayudar, alivia a las personas de alrededor, lo cual disminuye el estrés de toda la situación.  Creemos que el artículo de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, con recomendaciones específicas para el duelo en estos momentos, puede ser también de gran ayuda www.ome-aen.org/apoyo-al-duelo-durante-esta-epidemia-de-coronavirus
  • Buscar a alguien de confianza con quien hablar sobre las dificultades prácticas de este extraño día a día que estamos viviendo, sin sentirse juzgado. De modo que alguien pueda avisarte, con honestidad y empatía, cuando sienta que tus emociones nublan tus decisiones y valoraciones.
  • Recuerda que tus sentimientos positivos y negativos son un «paquete». No se puede experimentar la verdadera alegría si no se puede sentir dolor, ni se puede encontrar la felicidad si estás ocupado escapando de la tristeza.

El Equipo de Sanamamente.net

Si te ha gustado este artículo, tal vez te interese visitar nuestra página «Crecimiento Personal«

Si te ha gustado este artículo, ¡¡Compártelo!!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp
sanamente-horizontal-300x119

+34 671 070 101

contacto@sanamente.net

suscríbete a nuestro boletín