artículos

Tomar conciencia de la muerte, nos acerca a la vida

A lo largo de nuestra vida vivimos muchos tipos de muertes, física, emocional y afectiva.

muerte y vidaReconciliarse con la propia muerte para encontrar un nuevo sentido a la vida, encontrando el coraje para renacer de nuevo, después de un divorcio, una enfermedad, un cambio laboral, o perdida de un ser querido.

Estar preparados para morir


Vivir es ahora.  El presente  es siempre ahora, si pospones el vivir para mañana quizás sea demasiado tarde.

Estar preparado para morir es estar preparado para vivir. La consciencia de la muerte nos acerca más a una vida plena, nos proporciona una mayor motivación para vivir con entendimiento y compasión. No existe una vida plena si no podemos aceptar plenamente la muerte.

Nos cuesta aceptar la muerte

En nuestra cultura occidental  nos da miedo hablar de la muerte, mucho más aceptarla.

Antiguamente la muerte estaba más presente, cuando moría un familiar, amigo o vecino, se pasaba mucho más tiempo alrededor de él, los familiares y amigos se reunían, conversaban, recordaban vivencias y rezaban juntos, era una despedida más cercana, más cálida y solidaria, había un contacto próximo que permitía a todos sentir las emociones  y la vulnerabilidad  que provoca toda despedida.

Porque nos da miedo la muerte

Miedo a la muertePorque no hemos vivido intensamente la vida, pasamos la vida posponiendo vivirla, las parejas dicen, disfrutaremos de nosotros cuando los niños se hagan mayores, cuando tenga dinero, cuando termine la carrera,  cuando me jubile, etc.…

Nuestra  sociedad  da valor  a las personas por lo que hacen y por lo que aparentan ser (títulos, cargos y  conocimientos…), el hacer y el ser no tienen el mismo valor para todos. Debido a esta  crisis de valores  cada  vez el vacío existencial es mayor.

Nuestra sociedad está en estrés, dispersa y enferma, se vive  desde  un hacer compulsivo, la mente dirige  nuestra vida  y  reprime los sentidos.

La vida es un nacimiento y muerte constantemente, nacemos y morimos en cada etapa de la vida, pasa en la infancia, la pubertad, la adolescencia, la madurez,  y la vejez y con ella llega la muerte.

Los sentimientos que afloran en los momentos de toda perdida, nos dan la oportunidad de conectar con nuestros propios miedos a morir, por no haber vivido y celebrado la vida bastante, y esto nos asusta reconocerlo.

Por qué nos asustan la muerte y el cambio

La muerte porque implica hacernos responsables y hacer cambios que muchas veces nos pueden sacar de nuestra franja de comodidad.

en la muerte y la vida hay que tomar caminosToda crisis nos indica que hay algo que tiene que hacer un cambio en nosotros, y esto representa  una pequeña o gran muerte. Los cambios en la vida suceden de forma natural, si no nos aferramos a nuestras creencias, patrones de conducta y condicionamientos aprendidos, la vida es un constante vivir, morir y renacer.

El cambio nos asusta porque nos apegamos a lo conocido. Todos buscamos la seguridad falsa y pocos la felicidad auténtica.

Vivir conscientemente  nos hace la vida más bella, le damos valor a las personas y usamos las cosas no las poseemos.

Si hay algo que no cambia es el propio cambio, en el mismo día  hay muchos cambios, cambia la intensidad  de la luz, la temperatura, los  olores, sensaciones. Nuestra vitalidad no es la misma a las ocho de la mañana que a las doce o las siete de la tarde. Igualmente hay etapas que cambian, tienen que morir para dar paso a un  nuevo nacimiento.  Si nos negamos esto es como negarnos respirar.

Respecto a las relaciones


en las relaciones también se producen cambiosLo mismo ocurre con las relaciones, tienen etapas que nacen y mueren para evolucionar y  favorecer el crecimiento del vínculo. A veces vienen  a mi consulta personas  que se quejan de que su pareja  ya no es el mismo de hace diez años, yo les miro y les digo, que suerte eso es que esta vivo.

Cuando alguien cambia, y esto es un proceso natural, por un lado nos da miedo que en ese cambio nos abandone, y por otro lado, el cambio del otro activa nuestros miedos de entrar en contacto con nuestra propia sombra.

El  miedo siempre es el mismo, miedo a que nos dejen y no nos quieran. Nos queremos a veces tan poco, que vivimos a través del otro, y si este cambia entro en pánico por la posible perdida de su amor.

Las parejas no quieren que el otro cambie, los padres no quieren que los hijos crezcan, los hijos no quieren que los padres mueran….

El perdón y la gratitud son la clave

Despedirnos con gratitud de las personas y cosas queridas, es muy importante, nos da paz y disponibilidad para recibir lo que  llega en cada momento en nuestra vida.

la muerte y la vida son cambios que nos aportan muchoEsta vida es una oportunidad única para amar, aprender, compartir, expresar, crecer, perdonar y vivir en libertad.

Aprender a dejar partir el pasado y  permitirnos tener más tiempo y energía para celebrar la vida cada instante. Aprender a conocer y gestionar tus emociones,  liberarse de la culpa y el miedo.

El trabajo con meditación, trabajo corporal y centramiento ayudan a clarificar la mente y pasar a la acción compasiva.

Madu Roman
Escuela Namaste

En nuestra página «Crecimiento personal» encontrarás más artículos sobre éste tema.

Si te ha gustado este artículo, ¡¡Compártelo!!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp
sanamente-horizontal-300x119

+34 671 070 101

contacto@sanamente.net

suscríbete a nuestro boletín