artículos

Síntomas de alergia primaveral que no debes confundir con COVID

Podrían confundirse con Covid, pero en realidad estamos hablando de los síntomas de la típica alergia primaveral, que es cuando volvemos a disfrutar todo lo posible del aire libre.

Esta situación idílica resulta complicada en esta etapa de pandemia COVID y para quienes padecen incómodas alergias primaverales que, además de problemas respiratorios, les producen alteraciones a otros niveles como por ejemplo los ojos.
Síntomas alergia primaveral artículo de sanamente.net

De cara a la próxima estación primaveral

Lo más frecuente es la aparición de la rinitis alérgica estacional (fiebre del heno) debido a la cantidad de polen que flota en el ambiente. Se cree que el uso de las mascarillas y el hecho de salir menos de casa, puede reducir su incidencia.

Esta alergia estacional provoca síntomas variados entre los que destacarían:
  • congestión nasal,
  • estornudos,
  • picor en la nariz y la garganta,
  • malestar general y tos,
similares a los manifestados por los enfermos covid.

El mecanismo de la alergia

Es más sencillo de lo que puede parecer. Cuando la persona alérgica entra en contacto con el alérgeno, su sistema inmunitario reacciona ante lo que considera un ataque del que debe defenderse.

El organismo produce anticuerpos contra el alérgeno y se liberan ciertas sustancias químicas (especialmente histamina) que desencadenan los síntomas característicos de la alergia (los típicos estornudos, el moco que se escapa de la nariz o la tos que acompaña continuamente al paciente).
Los alérgenos más frecuentes son: el polen primaveral, los ácaros del polvo y la caspa de los animales domésticos, ciertos metales, el látex y algunos productos de belleza y limpieza.

Sintomas de la alergia primaveral a nivel ocular

En relación a la conjuntivitis alérgica (que padece hasta un 25% de la población), se producen molestias por la inflamación de la conjuntiva (membrana mucosa que cubre el ojo y el interior de los párpados).
A nivel ocular, se aprecian alteraciones visibles como:
  • Fotofobia o sensibilidad a la luz intensa. Resulta muy incómoda, especialmente si no se utilizan gafas de sol homologadas que protejan los ojos correctamente.
  • Hinchazón de los párpados. Se observa con facilidad porque suele ser muy aparatosa.
  • Lagrimeo. Las glándulas de la conjuntiva reaccionan produciendo más lágrimas de lo normal, por lo que parece que el alérgico está llorando continuamente.
  • Picor y enrojecimiento ocular. Causado por la irritación y ensanchamiento de los diminutos vasos capilares de la conjuntiva. Se observa un color rojo muy intenso en la parte blanca del ojo.
  • Sensación de cuerpo extraño. El paciente describe que percibe la sensación de tener “arenillas en los ojos” que le molestan y rozan cada vez que parpadea.
Especialmente afectados se encuentran los usuarios de lentes de contacto que, en todas las circunstancias deberían seguir unas correctas pautas de mantenimiento, ya que la limpieza y desinfección al final del día garantizan que no se formen depósitos en la lente que puedan acabar provocando incomodidad ocular.

Recomendaciones a nivel general:

  • Si usas lentes de contacto, limita su uso cuando tengas conjuntivitis para no agravar la irritación ocular. También puedes utilizarlas sólo por la tarde, cuando descienden los niveles de polen en el ambiente.
  • Procura no salir a pasear por el campo o por parques, donde suele haber una mayor concentración de polen.
  • Cuando viajes en coche, mantén subidas las ventanillas para evitar la entrada del aire.
  • Utiliza gafas de sol para protegerte del polvo y demás partículas en suspensión.
  • Evita la exposición a ambientes cargados de polvo, con animales domésticos o con agentes irritantes que agraven los síntomas (humo y cloro de las piscinas).
  • En casa evita la acumulación de polen, ventila sólo unos minutos (si no dispones de algún purificador de aire como éstos)  y mantén las superficies limpias (utiliza una bayeta húmeda para limpiar).
  • Utiliza humidificadores y aparatos de aire acondicionado con filtros específicos para el polen.
  • Extrema tu higiene diaria. Al regresar a casa dúchate y cámbiate de ropa.
  • Lávate las manos con frecuencia y procura no tocar la zona ocular, ya que las manos pueden contaminar.
  • Evita frotarte los ojos porque aumentará el picor debido al roce.
Algunos de los síntomas descritos pueden ser confundidos con los que padecen los pacientes covid. Independientemente de que ya hayas vivido esta situación en otras primaveras, en este momento vital, debe realizarse un diagnóstico diferencial. Incluso sería posible que un mismo paciente estuviera padeciendo ambos procesos.


Carmen Reija
Farmacéutica,
Óptica y Tecnóloga de alimentos.
consejosdesaludintegral.com

Si te ha gustado este artículo, ¡¡Compártelo!!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp
Logo móvil Sanamente.net

+34 671 070 101

contacto@sanamente.net

suscríbete a nuestro boletín

Summary
Síntomas de alergia primaveral que no debes confundir con COVID
Article Name
Síntomas de alergia primaveral que no debes confundir con COVID
Description
Podrían confundirse con Covid, pero en realidad estamos hablando de los síntomas de la típica alergia primaveral, que es cuando volvemos a disfrutar todo lo posible del aire libre.
Author
Publisher Name
Sanamente.net
Publisher Logo
Icono scroll arriba

Subcríbete a nuestro boletín mensual