artículos

Reflexología podal, estimulación profunda

Reflexología podal cuidarse los piesEn general, aunque cueste de admitirlo, a veces nos preocupamos más por lo que se ve de nuestros pies, pero les prestamos atención cuando nos duelen.

Tenemos que recordar que los pies son nuestro apoyo «único» nuestros neumáticos, donde el cuerpo se apoya y dirige.

Si retrocedemos hace unos 5000 años, podemos observar que en Egipto, Persia, la India y en el Oriente Lejano, le concedieron un culto especial a los pies, donde estaban siempre atendidos mediante masajes con esencias florales y limpios igual que hacemos con las manos, de esta forma el cuerpo y el alma estaban en completo equilibrio (acto que en algunos países todavía se practica).

La reflexología podal es una gran técnicaLas plantas de los pies son dinámicas 100%, quiere decir que están sometidas a presiones, compresiones, temperaturas variables y constantes, provocando que determinados puntos reflejos del pie, puedan recibir diferentes estímulos.

Inflamaciones del pie o tobillo, callos óseos, mal apoyo del pie o algo tan simple como llevar calzado muy apretado o con tacón muy alto, nos pueden provocar posibles alteraciones o disfunciones orgánicas a largo plazo.

La etimología de la reflexología podal es la utilización terapéutica de los reflejos condicionados existentes en nuestra estructura, es decir, al aplicar cierta presión en diferentes puntos de los pies se crea un estímulo nervioso, provocando así una respuesta.

De esta forma nuestro organismo va compensando ese equilibrio interno para conseguir una cierta “armonía” en los 3 parámetros vitales de nuestro cuerpo: mecánico, metabólico y emocional.

Estimulación con reflexologia podal

La reflexología podal consigue efectos brillantes en estados patológicos tanto agudos como crónicos, dependiendo el número de visitas y su regulación por parte del terapeuta.

También obtiene buenos resultados en el campo preventivo.

El método Bio-estructural


Considera al cuerpo humano como un gran conjunto de informaciones sujetas a una estructura física
. Estas informaciones pueden ser alteradas para provocar una respuesta determinada.

La manera de provocar estos estímulos variará según la técnica adoptada y será transferida al resto del sistema por diferentes canales de recibo o entrada.

La reflexología podal es una técnica de estimulación profunda que provoca estimulación en el canal energético.


El estímulo que creamos con la presión será proporcional a la respuesta
que queremos adquirir, así un estímulo fuerte producirá una respuesta de inhibición del dolor, mientras que un estímulo menor lo removerá y un estímulo sutil lo equilibrará.

Los recursos de respuesta siempre dependerán de cada persona, de allí la habilidad del terapeuta para conseguir un tratamiento de reflexología agradable y soportable, y no al contrario.

Reflexología podal y sus aplicaciones


De hecho cualquier alteración de nuestro organismo puede ser tratada con esta técnica. Pero se desaconseja continuar un tratamiento cuando surjan por ejemplo: mareos, inicio de vómitos o nerviosismo.

Existe un % pequeño de personas que tienen cero respuesta a la Reflexología.

Reflexologia podal

Como toda técnica, no es absoluta ni pura, con ello quiero decir que no debemos creer que solamente la reflexología podal puede mejorar o regular cualquier alteración, por ejemplo: sí que podemos mejorar y regular un estreñimiento crónico o agudo, pero deberá de mejorar también su hidratación y dieta.

Si existe una dorsalgia repetitiva, es posible mejorarla y mitigar el dolor pero habrá que mejorar las malas posturas y hacer algo de ejercicio para mejorar su dinámica, etc.

Algunas alteraciones


Existen alteraciones que nos pueden delatar datos o futuros síntomas, por ejemplo:

  • Talones muy fríos, pueden delatarnos un exceso de agua y provocar alteraciones intestinales.
  • Pies muy fríos tanto en verano como en invierno, nos pueden delatar futuras lumbalgias, si no las tiene, y/o alteraciones menstruales.
  • Pies más bien calientes, especialmente en tobillos casi siempre, pueden decirnos que existe alguna alteración linfática.

Y existen muchas más, así como ciertos callos o alteraciones óseas en diferentes zonas no comunes del pie.

Si tienes interés en conocer más sobre técnicas manuales, visita nuestra página «Terapias«.

Si te ha gustado este artículo, ¡¡Compártelo!!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp
sanamente-horizontal-300x119

+34 671 070 101

contacto@sanamente.net

suscríbete a nuestro boletín