artículos

Meditar es estar presente

La meditación es más una experiencia que algo que hacer, más un proceso que un logro a conseguir, más un viaje interior que un destino. Meditar es estar presente.

Meditar es estar presenteSer consciente de la verdadera identidad del yo, es la base y el secreto de todo. La meditación nos ayuda a discernir el sentido y el propósito de nuestra vida.

La gente en occidente aprende a meditar por varias razones. Para muchos, es el deseo de alcanzar la paz interior, para otros es parte de su búsqueda de la verdad y auto-comprenderse, y para algunos, es la esperanza de descubrir el camino directo a la felicidad.

Meditar puede satisfacer todos estos anhelos y más aún.

Estructura de la meditación

Toda meditación se estructura en tres partes básicas:

  • postura
  • respiración
  • actitud mental.

Meditar en la playa, estar relajadoPara meditar hay que estar relajado físicamente, para ello es preciso aprender una buena técnica de relajación que lo consiga. De este modo, ya tendremos mucho ganado, y en una postura con la espalda recta podremos pasar a la segunda parte, la respiración.

La respiración es muy importante, tanto, que en la meditación zen se sustituye el mantra (palabra con un significado simbólico que se repite continuamente) por el centrarse en la respiración.

Y finalmente la actitud mental, tal vez la parte más difícil de las tres, ya que los pensamientos nos acechan, impidiendo estar en silencio interior. Para todo ello, y desde hace miles de años, se han inventado y perfeccionado diversas técnicas de meditación.

Estas técnicas nos llevan a lo que realmente perseguimos: el estado meditativo. Este estado nos aporta serenidad, seguridad, atención plena y muchísimas vivencias, algunas compartidas por muchos practicantes de meditación, y otras experiencias serán únicas, porque la vivencia es absolutamente personal e intransferible.

meditación ideal, no pensar, sólo sentirLa meditación ideal

No es realmente una técnica para ser aplicada en ciertos momentos del día, es una actitud, es la vida misma; viviendo el presente en cada momento del día, nuestra vida se convierte en una contemplación.

Lo habitual, es estar todo el tiempo soñando despiertos, perdidos en nuestros pensamientos y fabricando historias mentales. Meditar es lo opuesto a todo esto.

Hay que pensar cuando lo precisamos, y no que los pensamientos nos piensen a nosotros, perdiéndonos en el pasado, o haciendo elucubraciones mentales respecto al futuro.

La meditación cotidiana consiste en estar presente todo el día, con una atención plena en todos nuestros actos. Esto nos libera del estrés y nos conduce a un estado de paz interior y felicidad.

Poner atención al presente, las cosas cotidianasLa mayoría de las técnicas de meditación, que se enseñan en los cursos, son estáticas, es decir sentados en el suelo o sobre una silla, y estando en silencio tanto interior como exterior, para conseguir todos los beneficios físicos (que ya se han demostrado incluso científicamente como: mejora de la memoria y del carácter, rejuvenecimiento celular, fortalecimiento del sistema inmunológico, dormir mejor, re-energizarse, etc.), calma de espíritu, contactar con el yo profundo y con la divinidad; todo lo cual te hace ver la vida de otra manera.

El ideal, como decíamos, es conseguir finalmente llevar ese estado meditativo a nuestra vida cotidiana.

Dr. Agustí GuisasolaAgustí Guisasola i Prados

Llic.i Doctorand en Filosofia
(Universitat de Barcelona)
Col·legiat número 36312
www.agustiguisasola.com

¿Te interesa la meditación? Puedes leer más sobre esto en nuestra página «Yoga«

Si te ha gustado este artículo, ¡¡Compártelo!!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp
sanamente-horizontal-300x119

+34 671 070 101

contacto@sanamente.net

suscríbete a nuestro boletín