artículos

Entendiendo las Constelaciones

La identificación e implicación de las constelaciones requieren ver más allá de una simple terapia, pues se trata de un espacio donde somos observadores de los procesos interiores y expresiones físicas.

Hablando del espacio

Entendiendo las ConstelacionesEs un espacio meditativo, en el que estamos fuera de la mente, de las emociones, estamos en el adulto maduro observando desde el espacioso silencio con amor y compasión hacia nosotros mismos.

Esto que somos es lo que siempre ha estado allí, nunca ha sido perdido.

Las constelaciones nos abren, la oportunidad única, para experimentar una profunda toma de consciencia, de nuestra situación y realidad actual.

Ellas nos abren a un espacio fuera del tiempo, donde lo no visible se hace visible.

Es vivir una experiencia inolvidable para llegar a una comprensión más allá del análisis verbal y mental respecto nuestro pasado, presente y destino.

Nuestras dinámicas

El trabajo en constelaciones muestra dinámicas de identificación e implicación, que según Bert Hellinger, se perpetúan de generación en generación.

Sentados observando con los ojos de un ser silencioso

Por ejemplo, los hijos mediante su destino y su comportamiento, establecen un equilibrio a través del sistema familiar: quieren dar un lugar a miembros olvidados, marginados o excluidos para preservar el sistema como un todo.

Tomar conciencia y reconocer dichas implicaciones permite el surgir de un orden natural, en el cual cada miembro del sistema encuentra el lugar que le corresponde, y el amor profundo puede volver a fluir.

Sentados observando con los ojos de un ser silencioso, podemos encontrar en nosotros mismos un lugar de compasión, amor, fuerza y determinación, para abrazar incondicionalmente a nuestro pasado, nuestra infancia, y nuestros padres con alegría y gratitud.

El proceso interior de reconocer aquello que es, siendo testigo sin tomar parte, equivale a la capacidad de reconocer los patrones que se manifiestan sin implicarse; de observarlos relajadamente desde la distancia sin permitir la intervención de un YO.

No hacer, no esperar nada concreto permite una aceptación hacia lo que acontece, con un Sí sincero y profundo. El verdadero crecimiento (desarrollo), solo es posible desde este espacio del SÍ. Y desde aquí podemos mirar el futuro con un corazón abierto.

Las constelaciones abordan muchos temas

La relaciones son uno de los espejos más cercanos para uno mismo

Aparte de constelar sistemas de origen (padre, madre, hermanos, abuelos) también se pueden abordar diversos temas como trastornos de salud físico-psíquicos, desequilibrios emocionales, hijos, profesiones, economía, relaciones de pareja, etc.

La relaciones son uno de los espejos más cercanos para uno mismo. Allí te ves claramente, te ves en el otro. El otro te muestra quien eres. Cuando te unes con alguien, no te unes con él o ella solamente, te unes con todo el sistema familiar al que él o ella pertenece.

Cada sistema tiene sus creencias, su manera de funcionar y ver el mundo, y ello está impregnado en uno mismo. Por lo que cuando te unes con alguien este viene con todo.

Lo que se tiene que aprender es a tomarlo todo, ya que normalmente sólo lo queremos a nuestra manera. El trabajo en constelaciones te muestra el sistema de cada uno, te muestra lo que os une y lo que os separa.

Dar y recibir

El equilibrio está cuando ambos aceptan las sombras del otroA veces en las relaciones se pueden ver ciertos desequilibrios, uno de ellos es el desequilibro de dar y recibir. Cuando uno de los dos da más que el otro, el otro se siente en deuda, culpable.

El equilibrio sucede cuando ambos dan sin quitar la dignidad del otro. El equilibrio está cuando ambos aceptan las sombras del otro, y no entran en ellas queriéndolas salvar o enriquecerse, las aceptan tal como son.

Los egos se relacionan sin haberse modificado para el otro, aceptando todo aquello que el sistema familiar le ha sido dado al otro y a uno mismo.

Querer cambiarse produce estrés. Uno no tiene que cambiar para hacer feliz al otro. Yo soy yo, y tú eres tú. Yo me acepto tal cual soy y yo te acepto tal cual tú eres.

Desde aquí el amor puede fluir libremente. Este Sí te hace libre de cualquier dinámica de identificación e implicación, te hace libre a ser tu mismo. Este Sí está más allá de los campos, de los sistemas familiares, es algo que está permanentemente.

Yo me acepto tal cual soy y yo te acepto tal cual tú eres

Esto es aquello que observa sin hacer nada, sin reaccionar, con plena aceptación y disfrute.

Entonces es cuando sucede un abrirse a la vida, ser vida, sin ninguna idea al respecto, sin esperar nada, sin condicionantes previos, sin sentir aires de grandeza o inferioridad, o sintiéndose víctima o verdugo, es un estar completamente abierto y expuesto con una presencia madura y segura, disfrutando de todo tal cual es. No hay un yo que quiera cambiar nada, soy pura vida, soy este momento.

Para finalizar este artículo quiero indicar que un grupo abierto o una formación en constelaciones está abierta a cualquier persona que quiera aumentar el conocimiento de sí mismo y ampliar la mirada respecto a la naturaleza sistémica de sus relaciones, en los diferentes ámbitos de su vida.

satyarthi wuwei

 

 


Satyarthi
www.satyarthi-wuwei.com

Si te ha gustado este artículo, tal vez te interese visitar nuestra página «Terapias«

Si te ha gustado este artículo, ¡¡Compártelo!!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp
sanamente-horizontal-300x119

+34 671 070 101

contacto@sanamente.net

suscríbete a nuestro boletín