Cómo resolver el cuidado de nuestros mayores, siempre contado con ellos

artículos

Cómo resolver el cuidado de nuestros mayores

La población española, como la de casi toda Europa, envejece a pasos agigantados y tenemos que plantearnos, como sociedad, cómo queremos cuidar a nuestros mayores y en definitiva, cómo queremos ser cuidados nosotros en el futuro.
Hay que tomar nuevas decisiones contando siempre con la voluntad e independencia de nuestros mayores.
Cuidar de nuestros mayores es una tarea imprescindible
Es fundamental aprender a envejecer y a respetar a las personas de más edad y como ha demostrado esta crisis provocada por la pandemia actual del coronavirus, tenemos que contar con los mayores, escucharlos y tenerlos en cuenta para diseñar una planificación de sus cuidados más apropiada.

La vejez, una cuestión de perspectiva social

La vejez es sin duda, un proceso biológico, pero que se ve afectado por el contexto social.
los mayores son pozos de sabiduría
Nuestra sociedad, se caracteriza fundamentalmente por rendir culto a la juventud y lo que conlleva: vitalidad, belleza, energía, etc. y se vive con temor todo lo que se relaciona con el envejecimiento y la muerte.
No ocurre así en otras culturas en las que se considera a los ancianos como los depositarios de la sabiduría y el poder y se les respeta por ello.
Ser anciano en España
El porcentaje de mayores de 65 años se ha duplicado en estos últimos años. Muchos se dedican al cuidado de sus nietos y constituyen un pilar fundamental de las familias.
Las previsiones señalan que, en el futuro, necesitarán algún tipo de ayuda para realizar sus actividades habituales a medida que vayan cumpliendo años.

El proceso de envejecimiento

En la vejez, normalmente, se vuelve a un estado de dependencia similar al de la infancia pero, en vez de ganar autonomía, se van perdiendo habilidades y provocando un sentimiento de fragilidad al que deben adaptarse tanto quien envejece como su entorno familiar más o menos cercano. 
Esta situación genera una responsabilidad que suele resultar difícil de asumir porque no nos sentimos preparados para hacerlo.

Se debe garantizar el mejor de los cuidados posibles para nuestros mayores

Cuidar a una persona mayor puede suponer una tarea agotadora que debilita al cuidador (aunque lo haga de manera cariñosa y desinteresada). Es necesario que la administración mejore los recursos para que la atención sea la adecuada a cada situación y los cuidados a los mayores se puedan desarrollar siempre de la mejor manera.
Deberían respetarse los deseos de los ancianos y su capacidad de decisión en lo que se refiere a sí mismos, incluso en momentos de pandemia como los que estamos viviendo.
persona mayor realizando tareas cotidianas
Un factor determinante en lo que a los cuidados a los mayores se refiere es que sigan realizando actividades cotidianas (mientras puedan hacerlo) para mantener su sensación de utilidad y evitar un mayor deterioro físico y mental.

Cuidar a un mayor dependiente

Se considera que una persona se convierte en dependiente cuando requiere ayuda para realizar actividades cotidianas como comer, vestirse, lavarse, medicarse, etc., lo que obliga a los afectados a encontrar una manera de resolver la situación. El problema se agudiza cuando el deterioro cognitivo aumenta y la persona a la que se cuida ya no se parece a la que conocíamos y debemos adaptarnos a ello (lo que resulta doloroso y difícil).
Mejorar la situación de dependencia
Existen varias opciones para mejorar los cuidados a un mayor dependiente:
opciones para el cuidado de los ancianos
  • La propia familia. Cada vez resulta más complicado el cuidado de las personas mayores en el seno familiar porque tradicionalmente estas tareas sólo recaen en las mujeres y no es fácil la conciliación. Resulta imprescindible que todos participen en el cuidado de la persona mayor para evitar que la responsabilidad recaiga en una única persona. Entender que cada uno tiene un papel y una tarea a realizar en los cuidados a los mayores y así mantener la idea de grupo y de que todos somos importantes. 
Además, si alguien tiene funciones o responsabilidades como cuidador principal, es fundamental para que todo el sistema funcione y evitar que enferme y los problemas se multipliquen.
  • Cuidador en casa. Elegir a la persona indicada para realizar las tareas y cuidados de nuestros mayores y confiar en ella, es fundamental para que funcione bien la relación. Puede convertirse en una ayuda imprescindible que mejore la calidad de vida de todos los miembros de la familia.
  • Residencias. Solo un 6% de los mayores de 65 años se animan a vivir así. Además, las opciones son escasas y no es fácil acceder a ellas. Los profesionales que trabajan en estos centros están muy cualificados y actúan de manera ejemplar. La experiencia de quienes las prueban es muy positiva y suelen sentirse bien cuando se adaptan a esa nueva etapa.

¿Cuál es la mejor opción para proporcionar el mejor cuidado una persona mayor dependiente?

Lo recomendable es consensuar con la propia persona mayor cuál es su elección, siempre que ello sea posible, y elegir la opción que mejor se adapte a la situación familiar y a los cuidados que pueda necesitar.
Tampoco hay que plantearse que va a ser una decisión indefinida, porque cualquier cambio es factible. En muchas ocasiones se sigue la cascada de elecciones (familia, cuidador y residencia) en función del desarrollo de las patologías del anciano. 
No hay que sentirse culpables en ningún caso; simplemente adaptarse a lo que va ocurriendo en cada momento y hacer lo que sea necesario en cada etapa de cuidados.
no hay que sentirse culpable

El cuidado a los mayores es actualmente una gran preocupación

La situación sanitaria actual ha provocado una avalancha de problemas a todos los niveles y, en el caso de los mayores, la afectación ha sido muy importante.
  • Los abuelos cuidadores de sus nietos han pasado muy mal el confinamiento porque sentirse aislados de sus pequeños les ha afectado a nivel emocional. Tras unos meses de tregua, hemos vuelto a empezar con el mismo problema, siguen siendo los encargados de su cuidado pero las precauciones deben ser extremas y resulta muy complicado, especialmente cuando hablamos de niños de menor edad.
  • Quienes son atendidos por cuidadores en sus hogares se enfrentan a los riesgos que supone la entrada de una persona ajena en su círculo más cercano. Es algo inevitable y las personas que realizan esta función son responsables de sus actos e intentan mantener todas las medidas de seguridad que las autoridades sanitarias han señalado.
  • Los que viven en residencias engrosan, en este momento, la lista de hospitalizados y fallecidos que a diario nos transmiten los medios de comunicación. No debemos culpar a los trabajadores de los centros porque, en general y a pesar de ciertas noticias que corren por las redes sociales, realizan un trabajo exquisito y profesional centrándose en el cuidado de nuestros mayores.

Es importante que, en cualquiera de las tres situaciones, los familiares de los mayores se tranquilicen y asuman la situación sin generar más presión sobre el colectivo.

Resulta difícil hacerlo pero, si la decisión ha sido meditada, no deben dudar de ella.

Carmen Reija colaboradora de Sanamente.netCarmen Reija 
Farmacéutica,
Óptica y Tecnóloga de alimentos.
misconsejosparatusalud.blogspot.com

Si te ha gustado este artículo, ¡¡Compártelo!!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sanamente-horizontal-300x119

+34 671 070 101

contacto@sanamente.net

suscríbete a nuestro boletín

Subcríbete a nuestro boletín mensual