artículos

¿La llegada de la red 5G supone un riesgo para nuestra salud?

El 5G es sin duda una de las grandes revoluciones tecnológicas del S.XXI, Pero… ¿Puede afectar a nuestra salud?.
Tecnología 5G dudas sobre su afectación en nuestra salud
Sus beneficios son claros:
La velocidad y latencia mejoradas de la red 5G permite la creación de ciudades inteligentes, casas inteligentes, cirugías remotas y descargas súper rápidas, entre innumerables otras funcionalidades.
Muchos expertos apuntaban que esta tecnología empezaría a implementarse a principios del año 2020 y que en un año estaría  en casi todos los lugares del mundo.
Pero una pregunta seguía sin abordarse en gran medida: ¿Cuáles son los riesgos para la salud, si los hubiera, asociados con el 5G?
La verdad es que para dar respuesta a esta pregunta, la industria no se ha lanzado tan rauda ni vehemente. La implantación del 5G está a la vuelta de la esquina y aún son muchas las dudas e incertidumbres que despierta.

Qué son las frecuencias 5G

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha mencionado que para tener en cuenta el aumento del volumen de información, que serán transferidas por las redes 5G, se requerirá más espectro a frecuencias más altas.
Las frecuencias más altas utilizadas por la red 5G serán alrededor de diez veces superiores a las utilizadas por las tecnologías de red actuales (2G, 3G y 4G), lo que va a suponer unas pocas decenas de GHz. Unas frecuencias que, según la misma OMS, ya se han utilizado durante muchos años en aparatos como los enlaces de microondas punto a punto.
Comparativa de frecuencias tecnología 3G, 4G y 5G
Existen directrices internacionales de hasta 300 GHz, que van mucho más allá de las frecuencias máximas objeto de debate para el 5G, que, repetimos, no será superior a unas decenas de GHz.

Pautas actuales

La Comisión Internacional para la Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP) está revisando actualmente sus directrices sobre radiofrecuencia y ya ha presentado un proyecto de asesoramiento relativo a la alta frecuencia (de 100 kHz a 300 GHz) en una consulta pública.
En él se comenta lo siguiente:
  • El efecto crítico de la exposición de alta frecuencia relevante para la salud y la seguridad humanas es el calentamiento del tejido expuesto.
  • Los campos de alta frecuencia pueden penetrar en el cuerpo (cuanto mayor sea la frecuencia, menor será la profundidad de penetración) … esto resulta en fricción y por lo tanto calor.
Según el ICNIRP, el cuerpo humano puede soportar un pequeño aumento en el calor, que, de una manera similar que el exceso de calor corporal al hacer ejercicio físico, se acaba disipando.
Pero por encima de un cierto nivel, la exposición puede ser peligrosa. Si se sobrepasa el umbral térmico, dependiendo de la duración de la exposición, la alta frecuencia y el aumento de temperatura que lo acompaña, pueden provocar graves efectos para la salud, como golpes de calor y quemaduras.
El cuerpo no es capaz de disiparlo, sino que queda remanente en forma de fricción celular o atómica.
Por otro lado, el ICNIRP ha afirmado que los efectos agudos y a largo plazo de la exposición de alta frecuencia por debajo del umbral térmico se han estudiado extensamente sin mostrar ninguna evidencia concluyente de efectos adversos para la salud.
Lo que quiere decir que en principio no se aprecian riesgos severos para la salud, incluso si nos vemos expuestos a una alta frecuencia si el tiempo de exposición es bajo.
Como afecta a la salud el 5G

¿Se ha estudiado suficientemente los efectos de las ondas 5G en nuestra salud?

Se podría estimar que las ondas 5G, según estudios del ICNIRP, no suponen un riesgo para nuestra salud.
Pero como ha dicho el profesor Dariusz Leszczynski, experto en biología molecular y profesor adjunto de la Universidad de Helsinki (Finlandia). La cuestión con el 5G es que “nadie sabe nada”.

Algunas voces escépticas

Algunos científicos, como el profesor Leszczynski afirman que las garantías de seguridad con respecto a la radiación emitida por 5G, se basan únicamente en la suposición de que las bajas cantidades de radiación son seguras, no en una investigación biomédica.
Las ondas de alta frecuencia sólo penetran unos pocos milímetros en el cuerpo y esto está siendo utilizado como un mantra “anti-preocupaciones” por la industria. Pero nuestra piel es el órgano más grande del cuerpo y está vinculada a numerosas cosas, incluida la respuesta inmune.

Algunas voces algo más optimistas

El Profesor Alexander Lerchl de la Universidad Jacobs de Bremen, se sitúa más bien en la línea general de la OMS. Asegura que aún no se ha evidenciado ningún riesgo para la salud tras las investigaciones y estudios que se han realizado. Si bien es cierto, que debemos seguir realizando estudios para llegar a tener una resolución definitiva al respecto, éstos no tendrían más que una naturaleza preventiva.
Según la OMS, no hay razón para ser alarmista al respecto. La exposición a las ondas de radio no es nueva y se han llevado a cabo investigaciones relacionadas con la salud sobre este tema a lo largo de varias décadas.
Visiones más optimistas sobre el 5G no las tienen todas
Dado que los dispositivos y redes 5G aún no se han implementado, el aumento de la exposición general a las ondas de radio cuando se añade a una red existente o en un área nueva no está claro.
En caso de que la exposición global siga siendo baja en relación con las directrices internacionales de exposición proporcionadas por el ICNIRP, no debería haber consecuencias para la salud pública.
La OMS ya ha afirmado que no va a realizar más investigaciones previas a la instauración de la nueva red 5G, sino que revisará la evidencia científica de 5G cuando se implemente la tecnología y se disponga de datos sanitarios publicados.
Es decir, desde los supuestos más optimistas, aún encontramos ciertas incertidumbres, puesto que ningún estudio se ha realizado todavía con la implementación de la red 5G a nivel global ni incluso local.

¿De dónde puede venir el riesgo?

La revolución domótica e inteligente que nos auspicia el internet de las cosas, necesita de una infraestructura de antenas que nada tiene que ver con la que tenemos actualmente.
La antena 5G estará en cada coche, farola o semáforo de las ciudades inteligentes. Los sensores también tendrán que ser instalados en las casas. Y no sólo en las casas, si queremos que nuestra nevera “haga la compra” necesitará una antena y un dispositivo para estar conectada a internet y hacer los pedidos necesarios cuando detecte que se nos acaba la leche o el zumo.
Tendremos antenas en todas partes, ya que las ondas milimétricas no pueden pasar a través de paredes y ventanas. Así que deberemos asegurar una fluidez de transmisión por medio de infinidad de repetidores.
Pero parece ser que este nuevo panorama no va a ser el mayor de nuestros problemas. De donde será más probable que venga la mayor parte de la radiación, es por la misma vía por la cual ya nos está llegando actualmente: Nuestros teléfonos móviles.
Y es que la exposición a la radiación de las antenas 5G no será nada en comparación con lo que supone un smartphone.
Respecto al 5G y la salud nuestro móvil será el peor de los problemas
Como ocurre hoy en día, el peligro de las torres de repetición de 5G será tan peligrosa como ocurre ya con las redes de radiofrecuencia existentes. Si no estamos cerca durante mucho tiempo, no ha de suponer un especial problema para nuestra salud. Aunque claro, como hemos dicho, con la implementación de la red 5G, es probable que éstas aumenten de número de manera vertiginosa.

La carrera tecnológica se impone al debate científico

Vivimos una época en la que las cosas han de pasar rápido.  No se deja espacio para la reflexión o el estudio ponderado y ello es el caldo de cultivo perfecto para visiones de un alarmismo extremo. O como para no ser lo suficientemente cautelosos y tener protocolos de actuación antes de que el problema se haya hecho demasiado grande.
El Consejo Europeo ha establecido en una recomendación, restricciones básicas y niveles de referencia para la exposición del público en general a los campos electromagnéticos. Sin embargo, no son vinculantes para los Estados miembros de la UE, argumentando que son los Estados miembros los que ostentan responsabilidad principal de proteger a los ciudadanos de los efectos potencialmente nocivos de los campos electromagnéticos.
Mientras seguimos observando esta tibieza desde los organismos políticos, la red 5G se ha ido convirtiendo en una realidad con claroscuros evidentes en lo que respecta a la afectación en la salud de las personas. Salud que además se ha visto bastante depauperada este año por culpa de la pandemia del COVID-19.
¿Cómo afectará ahora el 5G en una población más enferma e inmunológicamente más débil?

El grupo de científicos al que la UE decidió no escuchar

En julio de 2018, un grupo de 170 científicos envió un documento a la UE pidiendo que no se implantara la nueva red 5G hasta no tener más datos científicos sobre la afectación de la misma en los seres humanos.
Citaron un estudio realizado por el Programa Nacional de Toxicología de los Estados Unidos que, según ellos, mostró un aumento estadísticamente significativo de la incidencia de cáncer cerebral y cardíaco en animales expuestos a campos electromagnéticos, incluso a niveles inferiores a las directrices actuales de la Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP).
Entre otras cosas, también pidieron a la UE que definiera nuevas «normas de exposición total máxima» desde el punto de vista de la seguridad sanitaria para todas las comunicaciones inalámbricas dentro de la UE.
La UE respondió que las actualizaciones independientes de su Comité Científico sobre Salud, Medio Ambiente y Riesgos Emergentes (SCHEER), que se basan en la orientación del ICNIRP, no proporcionaron ninguna justificación científica para revisar los límites actuales.

¿Qué puedo hacer para protegerme?

Queda claro pues, que ha vuelto a imponerse el interés económico al interés social, medioambiental y sanitario. Así que lo que podemos hacer para protegernos, de momento, ante los riesgos desconocidos que rodean el despliegue del 5G será el mismo consejo que para el 3G y el 4G: limitar la exposición.
  • Usa tu teléfono con medida, no lo uses cuando no sea necesario.
  • No realices llamadas largas.
  • Chatea o usa apps de manera restringida.
  • Usa el altavoz para no llevar el móvil pegado a la oreja.
  • Lo mejor es apagarlo, pero como mínimo desconecta los datos al dormir o cuando llevas el teléfono en el bolsillo o pegado al cuerpo.
La contaminación electromagnética es un campo bastante nuevo, viene de la mano con las nuevas tecnologías, o al menos es el momento en que ha empezado a oirse estos términos. En el artículo «Cómo evitar la contaminación electromagnética» hay unos cuantos consejos interesantes para, al menos, reducir en la medida de tus posibilidades la cantidad de exposición.
Otra medida interesante, para los que vamos con el móvil todo el día pegado, es la compra de una funda antiradiaciones.

Básicamente, intentemos ser todo lo cautelosos que podamos mientras no se disipan todas las dudas alrededor de la exposición a la que nos vemos y nos veremos expuestos con la red 5G, que, por suerte o por desgracia ha llegado para quedarse y cambiar nuestras vidas.

El 5G parece que viene para quedarse
Si te ha gustado este artículo, ¡¡Compártelo!!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp
Logo móvil Sanamente.net

+34 671 070 101

contacto@sanamente.net

suscríbete a nuestro boletín

Icono scroll arriba

Subcríbete a nuestro boletín mensual