Cómo mitigar la fatiga visual producida por las pantallas

artículos

Cómo mitigar la fatiga visual producida por las pantallas

fatiga visual pantallas
Estamos rodeados de pantallas, cada vez son más numerosos los aparatos digitales que utilizamos en nuestra vida cotidiana, lo cual genera un problema cada vez más extendido, la fatiga visual.
Móviles, tabletas, ordenadores, etc. Los usamos constantemente y además desde cada vez edades más tempranas, y la fatiga visual puede acabar en daños irreversibles para nuestra vista.
La utilización indiscriminada de pantallas de diferentes tamaños, desde pantallas grandes de, por ejemplo, ordenadores de escritorio, hasta pequeños relojes digitales, nos exponen constantemente a una excesiva potencia lumínica.
Esta exposición ha provocado un aumento del estrés ocular que termina en numerosos síntomas englobados en la denominada fatiga visual digital.
Estos dispositivos nos obligan a utilizar diferentes distancias de trabajo, contrastes luminosos, ángulos de observación, etc. que provocan problemas en nuestros ojos, especialmente entre los usuarios de lentes de contacto (debido al menor parpadeo) y entre quienes padecen problemas de refracción, como la miopía.
Pero lo cierto es que ante tal invasión de pantallas que padecemos actualmente, en casa y en el trabajo, la fatiga visual digital es un mal que padecemos o que podemos padecer todos en algún momento de nuestras vidas.

¿Qué es la fatiga visual digital?

Normalmente asociamos la fatiga al cansancio producido por el esfuerzo físico o mental, cuando realizamos tareas que entrañan un intenso trabajo muscular o una actividad intelectual intensa.
No solemos pensar que nuestro sistema visual se fatiga si se ve sometido a una intensa actividad durante un tiempo prolongado y en unas condiciones que poco tienen que ver con las del medio natural en el que la visión evolucionó.
Evolución visual, estamos hecho para ver a lo lejos
La visión del ser humano se centraba en la visión de lejos (la supervivencia se basaba habitualmente en ver antes de ser visto) y utilizando toda la amplitud del campo visual (para detectar movimientos en nuestro entorno y advertirnos de la presencia de depredadores).
En los últimos años, el progreso ha hecho que la actividad visual del ser humano se centre en distancias muy cortas y campos visuales reducidos (visión de cerca) y además lo que vemos la mayor parte del tiempo en el trabajo o en nuestro ocio, son pantallas que emiten luz, de un tipo muy diferente a la luz solar. Es la llamada luz azul.
En estos últimos años, con el auge de dispositivos portátiles y el incremento de uso de ordenadores en casi todas las facetas de nuestra vida, ha supuesto un incremento exponencial a este tipo de luz, que es sin duda una de las causas principales de fatiga visual actualmente.

Los síntomas más comunes de fatiga visual digital

síntomas de la fatiga visual
En estas circunstancias, el ojo se ve expuesto a una actividad visual que no es adecuada, lo que hará que el rendimiento visual no vaya a ser óptimo y, con el paso de las horas, el ojo se va a fatigar, se va a estresar y vamos a notar ciertos síntomas típicos. Entre los síntomas más normales de la fatiga visual destacarían:
  • Dolores de cabeza
  • Picor y enrojecimiento de los ojos
  • Lagrimeo
  • E incluso espasmos acomodativos.
Otros síntomas comunes son la sequedad ocular, la fatiga, el desenfoque, los problemas de acomodación, las alteraciones de la fijación, etc.

¿Tiene solución la fatiga visual?

Mientras no derive en problemas más graves, podemos adoptar algunas rutinas a nuestro día a día y para modificar los hábitos con los que solemos relacionarnos con todas las pantallas que nos rodean.
Proponemos algunos ejercicios interesantes en «Mejorar la visión de forma natural«. Os queremos recomendar algunos consejos que ayudarán también a mejorar vuestra salud ocular, padezcáis ya fatiga visual digital o no:

Posición ergonómica

Adoptar una posición ergonómica que reduzca los riesgos relacionados con las distancias anómalas que adoptamos al trabajar con los dispositivos a diferentes distancias. No es lo mismo utilizar un móvil (en el que las distancias de trabajo son muy pequeñas) que un ordenador de mesa (con el que podemos adaptar bien la distancia y posición de nuestro cuerpo).
Eligiendo la postura correcta reducimos los problemas relacionados con nuestros ojos y con el aparato músculo-esquelético.
postura ergonómica

Modifica el brillo

Cuando el deslumbramiento provoca una fuerte incomodidad se puede mejorar modificando el brillo y la disposición de la pantalla y evitando los reflejos que puedan producirse por las luces (naturales o artificiales) que inciden sobre ella.

Utiliza gafas especiales anti-luz azul

Existen gafas con filtros especiales que pueden utilizarse en todo tipo de personas, incluso en quienes utilizan lentes de contacto. Pueden adaptarse a cualquier tipo de graduación tanto monofocales como multifocales para poder trabajar a distintas distancias.
La luz azul emitida por los dispositivos puede provocar alteraciones a nivel ocular (incluso Degeneración Macular Asociada a la Edad), un riesgo que puede mitigarse utilizando lentes tintadas con un filtro específico que reduzca el daño que esta luz pueda causar.

No olvides parpadear y ponte gotas

parpadear cuando sientas la fatiga visual
Si padeces sequedad ocular el problema se incrementará debido a que, cuando trabajamos ante las pantallas, se reduce el número de parpadeos y se altera la película lagrimal, por lo que aumentan los síntomas de sequedad ocular.
La solución pasaría por realizar parpadeos constantes y completos y utilizar gotas humectantes específicas para el tratamiento de la sequedad ocular. Los usuarios de lentes de contacto precisan la utilización de líquidos de mantenimiento específicos o, incluso, el cambio del tipo de lentes.

Algunos consejos para prevenir la fatiga visual

Además, intenta seguir estas pequeñas normas de higiene ocular para reducir el impacto que tiene la sobre exposición a las pantallas que padecen nuestros ojos:
  • Limita el tiempo de exposición continuada a las pantallas. Intenta que dicha exposición no supere las 4 horas diarias, realizando descansos de 5 minutos como mínimo cada media hora de atención continuada.
  • Relaja la vista enfocando objetos lejanos y, si puede ser, en un ambiente de luz natural mirando a través de una ventana.
  • Procura estar bien sentado, manteniendo la columna erguida y la espalda bien apoyada.
  • Evita los reflejos parásitos en la pantalla como lámparas o bombillas que reflejen en la pantalla e intenta trabajar siempre con iluminación ambiental, preferiblemente de luz natural.
Con estos sencillos hábitos y normas podemos prevenir la aparición de fatiga visual digital y nuestra relación con las pantallas será mucho más saludable.

Carmen Reija colaboradora de Sanamente.netCarmen Reija 
Farmacéutica,
Óptica y Tecnóloga de alimentos.
misconsejosparatusalud.blogspot.com

Si te ha gustado este artículo, ¡¡Compártelo!!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sanamente-horizontal-300x119

+34 671 070 101

contacto@sanamente.net

suscríbete a nuestro boletín

Subcríbete a nuestro boletín mensual